Skip links

Qué son y para qué sirven los smart contracts

Aunque el mundo de las criptomonedas se va convirtiendo de a poco en algo cada vez menos ajeno al público general, la tecnología por detrás de ellas todavía puede ser un poco complicada de entender. Es probable que ya sepas que la blockchain (cadena de bloques) es la tecnología que permite el funcionamiento del bitcoin y de las demás criptomonedas como las conocemos hoy. Y es esa misma tecnología que hizo posible el surgimiento de nuevas herramientas que prometen revolucionar el mundo de los negocios, como los smart contracts. 

Sencillamente, podemos definir los smart contracts como una aplicación que se ejecuta dentro de la blockchain y que tiene la capacidad de ejecutar acciones de acuerdo a una serie de parámetros preprogramados, pero hay mucho más a conocer respecto a esa tecnología. Si te interesa saber, te explicamos todo en este artículo. 

Qué son los smart contracts

A pesar de parecer algo super moderno, la idea de los smart contracts surgió en la década de 1990 de la mano del científico informático Nick Szabo. En la época, los smart contracts eran definidos como herramientas que formalizan y protegen redes informáticas mediante la combinación de protocolos e interfaces de usuario. Szabo defendió el uso potencial de los smart contracts en distintos ámbitos que involucran acuerdos contractuales, como los sistemas de crédito, procesamiento de pagos y gestión de los derechos de contenidos. Con el desarrollo de la blockchain, los smart contracts finalmente se convirtieron en una realidad palpable. 

Los smart contracts están compuestos por una serie de acuerdos digitales que se deben cumplir obligatoriamente y que se basan en reglas concretas. Las reglas se establecen en un código informático que se distribuye por toda la red. Su principal objetivo es eliminar intermediarios para simplificar procesos y, con ello, ahorrar costes al consumidor final. 

Cómo funcionan los smart contracts 

Para entender cómo funciona un smart contract recordemos primero qué significa un contrato normal, de estos que firmas cuando contratas un servicio o alquilas una casa. Como ya sabes, un contrato se trata de un acuerdo entre dos o más partes, donde se define lo que se puede y no se puede hacer, de qué manera se puede hacer y qué pasa si algo no se hace. Es decir, son las reglas del juego que permiten a todas las partes involucradas acepten y entiendan en qué va a consistir la interacción a ser realizada. 

Este tipo de contratos que conocemos se tratan generalmente de comunicados escritos y sujetos a las leyes y jurisdicciones territoriales, generando costes, tiempo e intervención de terceros en el proceso. Los smart contracts, en cambio, son capaces de hacerse cumplir por sí mismos, de forma autónoma y automática, sin la necesidad de intermediarios, teniendo total validez sin depender de autoridades. 

Por se tratar de códigos informáticos escritos con lenguaje de programación, los términos de los contratos son puras sentencias y comandos en el código que lo forma. El código es visible para todos y no se puede cambiar, ya que está construido sobre la tecnología blockchain. Esto le confiere un carácter descentralizado, inmutable y transparente.

Cómo se usan los smart contracts

A pesar de ser una tecnología directamente relacionada al sector financiero a través de las criptomonedas, los usos de los smart contract son infinitos. A continuación, te mostramos algunos ejemplos de su aplicación:

  • Seguros. En este caso un smart contract puede ser muy útil para liquidar el seguro lo más rápido posible. Para que funcione correctamente, requiere la documentación necesaria, como informes y registros. Es utilizado más habitualmente en la industria de seguros de vehículos, donde los datos recolectados son fundamentales para evitar fraudes en el proceso.
  • Compraventa: En este tipo de contrato el consumidor realiza el pago a la cuenta del contrato y el mismo smart contract supervisa por medio de los programas de mensajería que el producto haya sido enviado al comprador. El smart contract se ejecuta liquidando los fondos de la cuenta depósito al vendedor.
  • Préstamos: En este caso, el smart contract permite a un usuario derogar automáticamente las claves digitales de acceso a fondos en caso que un deudor no ejecute el pago correspondiente.
  • Herencias: Por medio de un proceso automatizado y conectado al registro civil, el contrato se hace vigente tras verificar la inscripción del fallecimiento y los bienes se distribuyen de manera independiente entre los herederos.
  • Alquiler: Permite al locatario y al propietario de una casa o departamento firmar el contrato de forma digital. En él quedan incluídas las condiciones del precio del alquiler, la frecuencia de pago y todos los detalles necesarios. 
  • Identidad digital. Este tipo de smart contract suele ser utilizado por gobiernos y empresas. Una vez que será uno de los mayores activos para un emprendedor, podría incorporar también su reputación profesional y otros datos. Así, un uso correcto podría traer oportunidades a una persona o empresa. 

Ventajas de los smart contracts

  • Bajo costo. Los smart contracts pueden automatizar los procesos comerciales que traspasan los límites de un negocio. Eliminan gastos operativos y de personal.
  • Velocidad. Los smart contracts mejoran la velocidad de los procesos comerciales que se ejecutan en empresas.
  • Autonomía. No hay la necesidad de que un tercero gestione las transacciones entre clientes, proveedores o empresas.
  • Fiabilidad. Con los nodos de la blockchain los smart contracts pueden mantener un registro verificable de toda la actividad de procesos complejos y que no se puede cambiar después del hecho. Además, admite transacciones automatizadas, evitando la posibilidad de errores humanos. 

Leer también: Qué es la tokenización de activos

Conclusiones

Sin duda los smart contracts van a marcar un antes y un después en el desarrollo de negocios y la gestión de procesos. Esta tecnología abre la oportunidad de abordar una manera única de solucionar problemas, desarrollar una gestión transparente y generar ahorros de tiempo, dinero y esfuerzo. 

Creemos que los smart contracts son una herramienta clave para la digitalización de las relaciones y los procesos, que puede ser utilizada por todo tipo de empresas y sectores.

Sabemos que la blockchain todavía tiene mucho que desarrollarse, pero ya es posible afirmar que el potencial que nos brinda nos permitirá introducir cambios rotundos en el modo de intercambiar valor por medio de los canales digitales.

Leave a comment

Al hacer click en “Aceptar todas las cookies”, usted acepta que las cookies que se guarden en su dispositivo para mejorar la navegación del sitio, analizar el uso del mismo y colaborar con nuestros estudios para marketing.